miércoles, 21 octubre 2020

Ayudas a la hostelería: 10 millones que saben a poco

En un encuentro con representantes del sector, los consejeros Manu Ayerdi y Elma Saiz propusieron una línea de ayudas directas de hasta 10 millones de euros, así como la supresión del IAE (esta última medida también se haría extensiva a más de 31.000 autónomos y 7.000 pymes). En este sentido, los representantes de las principales asociaciones valoraron positivamente las iniciativas, aunque las consideraron “insuficientes”. Y, además, el Gobierno navarro comunicó su voluntad de suprimir el actual sistema de tributación por módulos en IRPF a los sectores agrícola, ganadero, del transporte y de la propia hostelería.

Redacción
Pamplona - 13 octubre, 2020

El Gobierno de Navarra mantuvo este martes conversaciones con representantes de varios sectores. (Foto: cedida)

Casi tres semanas después de la primera toma de contacto, que fue avanzada por NavarraCapital.es, el Gobierno foral y las principales asociaciones regionales de hostelería mantuvieron otro encuentro este martes. En esta ocasión, asistieron la consejera de Economía y Hacienda, Elma Saiz, y su homónimo de Desarrollo Económico y Empresarial, Manu Ayerdi. Por los hosteleros acudieron representantes de la Asociación de Hostelería y Turismo de Navarra (AEHN); la Asociación Navarra de Pequeña Empresa de Hostelería (Anapeh); la Asociación de Empresarios de Salas de Fiesta, Baile y Discotecas de Navarra (Asbana); y la sección de Hostelería de la Asociación Casco Antiguo de Pamplona.

Carlos Albillo (Casco Antiguo): “Todo lo que posibilite la supervivencia empresas será bienvenido. No será todo lo que se necesite, pero lo menos puede ser un alivio para muchos”.

En concreto, el Gobierno foral propuso lanzar una línea de ayudas directas por un valor “de hasta 10 millones de euros” para este 2020 (la convocatoria saldría antes de finalizar el año), que se centrarían en bares y restaurantes, alojamientos, agencias de viaje y actividades turísticas, así como en locales de ocio nocturno.

Además, el Ejecutivo navarro trasladó a las asociaciones su intención de eliminar el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE), una medida que se pretende aplicar igualmente a más de 31.000 trabajadores autónomos de Navarra y 7.000 pymes. De esta cita, que fue anunciada el pasado domingo por la presidenta María Chivite, se obtuvo “el compromiso de seguir trabajando en común para ultimar detalles”, según apuntó el Gobierno navarro en un comunicado.

En principio, las subvenciones se dirigirían más a financiar inversiones o gastos fijos en los que hayan incurrido las empresas y profesionales desde la llegada del Covid-19. Una de las variables a la hora de definirlas sería el número de trabajadores que compone la plantilla de cada establecimiento.

REACCIONES DEL SECTOR

En declaraciones a este medio, Carlos Albillo, gerente de la Asociación Casco Antiguo de Pamplona, calificó el encuentro como “positivo”: “Todo lo que posibilite la supervivencia de empresas será bienvenido. Por lo menos puede ser un alivio para muchos”, valoró. No obstante, admitió que la cuantía planteada por el Ejecutivo “no será todo lo que se necesite”: “Estamos hablando de 4.500 empresas, que dan empleo a 18.000 trabajadores, de los cuales ocho mil son autónomos”.

María Ángeles Rodríguez (Anapeh): “Insistimos mucho en alargar el cierre de los locales hasta las 23.00 horas, pero se negaron”.

Asimismo, Albillo valoró favorablemente las medidas fiscales que el Ejecutivo navarro quiere impulsar. Con respecto a la supresión del IAE, precisó que “aunque un comercio normal puede estar pagando un mínimo de 300 o 400 euros, la suma para muchos hosteleros puede ser de entre 1.200 y 1.500 euros” al año. También apuntó que modificar la recaudación del IRPF “podría permitir que se añadan más gastos fijos a la declaración”.

No obstante, la reunión sirvió solo para trazar “unas pinceladas”, que se concretarán en una reunión “de carácter más técnico” en las próximas semanas. “Todavía no sabemos cómo se repartirían las subvenciones ni qué tipo de gastos se podrían cubrir con estas ayudas”, manifestó.

En esa misma línea se manifestó también Carlos Tabar, presidente de Asbana: “Estas ayudas son positivas, pero no son suficientes para salir del agujero en el que estamos”. Aunque se mostró “contento por tener algo a lo que aferrarse”, también aseguró sentir “incertidumbre” acerca de cómo se repartirán las ayudas.

Carlos Tabar (Asbana): “Estas ayudas son positivas, pero no son suficientes para salir del agujero”.

María Ángeles Rodríguez, presidenta de Anapeh, precisó que todavía “quedan muchas reuniones para que podamos estar satisfechos, para que las ayudas puedan llegar a todos”. Rodríguez añadió que, tras conocerse las últimas restricciones, entre los integrantes de la asociación encontraron “situaciones muy variadas”, en las que unos “no quisieron levantar la persiana, porque no les compensa” y otros, como “negocios familiares”, decidieron permanecer abiertos. “Insistimos mucho a los consejeros en que alargaran el cierre de los locales hasta las 23.00 horas, pero se negaron”, lamentó Rodríguez.

Nacho Calvo (AEHN): “Es una ayuda, pero las pérdidas del sector son de 300 millones”.

A pesar de esto, la presidenta de Anapeh sí aseguró sentirse “contenta” tras la reunión: “Vemos buena voluntad por parte del Gobierno, que ha reconocido que somos uno de los principales afectados. Lo que necesitábamos era una explicación. Lo que no pueden hacer es prácticamente confinarnos, como hicieron, sin decir ni proponer nada”.

“Agradecidos, pero insatisfechos”. Así describió Nacho Calvo, secretario general de AEHN, su estado de ánimo tras la reunión mantenida con los consejeros Ayerdi y Saiz. “Es una ayuda, pero las pérdidas del sector son de 300 millones. Aunque son un alivio, esas ayudas no van a sacarnos de la ruina”. Calvo insistió en que, a pesar de estas subvenciones y de las medidas fiscales planteadas, “lo que más perjudica a la hostelería siguen siendo las restricciones”.

OTROS ENCUENTROS

Saiz también trasladó su voluntad de suprimir el IAE en un encuentro mantenido con representantes de la Unión de Trabajadores Autónomos de Navarra (UPTA) y de la Asociación de Trabajadores Autónomos de Navarra (ATA). Paralelamente, tanto la consejera de Economía y Hacienda como el consejero de Cohesión Territorial, Bernardo Ciriza, comunicaron esta propuesta a representantes de la Federación Navarra de Municipios y Concejos (FNMC).

Si finalmente se suprime el IAE, el Gobierno foral compensaría íntegramente las pérdidas de recaudación a las entidades locales.

Desde el Ejecutivo navarro trasladaron que la medida “persigue el estímulo del emprendimiento y la reactivación de la economía en las localidades” y que, de hacerse efectiva, el Departamento de Economía y Hacienda compensaría “íntegramente” la pérdida de recaudación a las entidades locales “para evitar un impacto económico negativo en su arcas”.

ELIMINACIÓN DE LOS MÓDULOS EN IRPF

Asimismo, el Gobierno foral comunicó a los sectores agrícola, ganadero, del transporte y de la hostelería su voluntad de suprimir el sistema de tributación por módulos en IRPF vigente en la actualidad. Para sustituirlo, aboga por la puesta en práctica de un sistema de tributación “más adecuado” a cada sector, “evitando los perjuicios que la estimación objetiva actual puede generar a los negocios en un escenario de dificultad, más palpable en la actual situación de pandemia”.

Entra aquí para leer más sobre el impacto del coronavirus en Navarra. 


To Top