miércoles, 26 febrero 2020

El vino, ante “el cambio climático comercial”

El sector vitivinícola navarro, con una salud resentida en los últimos años por el cambio climático, se enfrenta a un futuro comercial complicado: los aranceles de Estados Unidos, el coronavirus, el Brexit... Los Foros de El Toro analizaron esta problemática en su primera cita anual, que reunió a representantes de bodegas; al director general de la Federación Española del Vino, José Luis Benítez; y a la consejera de Desarrollo Rural, Itziar Gómez.

Yosune Villanueva
Pamplona - 3 febrero, 2020

Los asistentes al encuentro brindaron con vino navarro para cerrar una jornada muy constructiva. (Fotos: Víctor Rodrigo)

Navarra cuenta con 17.852 hectáreas de superficie de viña, de las que el 58,5 % pertenecen la D.O Navarra y el 40,8 %, a la DO Rioja. La cosecha de 2019 ha sido especialmente baja y se han recogido en torno a 100 millones de kilos de uva. Una situación que viene condicionada por los efectos del cambio climático y porque en algunas zonas se están arrancando viñas debido a la falta de relevo generacional, entre otras causas. Pero aun así, el trabajo de los más de 3.500 viticultores navarros, que conforman un centenar de bodegas (63 industriales y 37 cooperativas), permite producir 70 millones de litros de vino al año, 50 de ellos en la DO Navarra.

José Luis Benítez (FEV): “Hay que poner en valor el rosado navarro”.

Los Foros del Hotel Pamplona El Toro, citas periódicas donde representantes económicos y empresariales relevantes analizan la situación de su sector y sus principales retos de futuro, reunieron en su primer encuentro de 2020 a los principales actores del sector vitivinícola. Y contaron con un invitado especial: José Luis Benítez, director general de la Federación Española del Vino (FEV), una organización que representa a 4.000 bodegas, cuya producción supone tres cuartas partes del vino envasado en España.

Jesús Rivero, Sara Martínez y Javier Basabe.

La directora del Hotel Pamplona El Toro, Sara Martínez, acogió a los invitados a la cita, encabezados por Itziar Gómez, consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente del Gobierno de Navarra. También estuvieron presentes Fernando Santafé, director general de Desarrollo Rural; Ana Sagüés, jefa de sección de Viticultura y Enología de EVENA; David Palacios, presidente de la DO Navarra; Ana Laguna, de la Academia Navarra de Gastronomía; Carlos Lucea Villanueva, de Viveros Villanueva; Sonia Benito, de la Asociación Bodegas de Navarra; Julián Chivite, de Gran Feudo; Tomás Antoñana, de Bodegas Inurrieta; Álvaro Valenzuela, de Bodegas Arínzano; Javier Zangróniz Villar, de Pago de Cirsus; Gonzalo Celayeta, de Bodega San Martín; Javier Basabe, de Príncipe de Viana; Francisco San Martín, de Bodegas Nekeas; José Manuel Echeverría, de Bodegas Alzania; Jesús Rivero Roldán, de Marqués del Atrio; y Sonia Olano, de Bodegas Castillo de Monjardín.

INNOVACIÓN CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO

Uno de los principales problemas a los que se está enfrentando el mundo del vino, muy dependiente del campo, es el cambio climático. Una realidad palpable en datos, ya que “se han adelantado las cosechas tres semanas en los últimos 25 años”, aseguraron los presentes. Esta realidad afecta a la propia uva, ya que el movimiento de floración temprano trae como consecuencia “un PH más alto y una mayor acidez”. En consecuencia, unos vinos con peor guarda y envejecimiento más rápido, que hay que cuidar especialmente y trabajar para revertirlos.

“Se han adelantado las cosechas tres semanas en los últimos 25 años”.

La buena noticia es que hay armas y oportunidades para combatirlo. La clave reside en potenciar la investigación en las plantas, en las viñas y en las bodegas. Por ejemplo, los expertos palían los daños “modificando y adaptando las variedades de los injertos y sus clones”. Aunque hay que recordar que la DO exige un marco varietal en el campo para poder pertenecer a la misma y ahí es donde cada bodega debe pelear y trabajar” su producto.

Los representantes de algunas bodegas explicaron, precisamente, que habían salido de la DO Navarra para poder utilizar en sus campos otro tipo de variedades con el fin de apostar por un estilo propio, en lugar del paraguas que ofrece la denominación.

Sonia Benito, Julián Chivite, Francisco San Martín, José Luis Benítez y David Palacios.

En este sentido, el director general de la FEV destacó “los siniestros” acaecidos este año, debido a los “fenómenos meteorológicos adversos por el cambio climático”. E hizo hincapié en que la “administración tiene mucho que decir” en este aspecto. También aseguró que confía en que en la nueva PAC incluya específicamente líneas en favor de la lucha contra el cambio climático en el viñedo”.

UN FONDO DE COMPENSACIÓN

Los vinos navarros se exportan a multitud de países. Por eso, otro de los temas subrayados durante la jornada fue que, en este momento, se enfrentan a una “situación complicada” por los aranceles del 25 % que ha impuesto Estados Unidos. Pero no solo eso. Los vinos de La Rioja “son especialmente comercializados en Reino Unido y China”, por lo que un hipotético estancamiento de las ventas fruto del Brexit y el coronavirus aumentaría la competencia entre bodegas en otros territorios.

Jesús Rivero y Álvaro Valenzuela.

En este punto, la consejera de Desarrollo Rural hizo suyas las palabras pronunciadas hace escasos días por los eurodiputados de la Comisión de Agricultura, quienes abogaron por responder de manera eficaz al incremento de los aranceles de Estados Unidos” a través de una vía: aumentar “urgentemente” el trabajo en “promoción”. Pero para la consejera, la publicidad no es suficiente. Por eso se comprometió a activar un fondo de compensación y a poner en marcha medidas de mercado excepcionales”.

Gómez se comprometió a activar un fondo de compensación y a poner en marcha medidas de mercado excepcionales” para ayudar al sector.

En caso de materializarse, supondría un gran alivio para un sector en auge, con mucho prestigio, pero que en los últimos años está padeciendo distintas vicisitudes como, además, la “baja continuidad generacional” y la “falta de mano de obra especializada”. Un problema que está llevando a arrancar muchas de las hectáreas dedicadas a viñas.

De ahí que los representantes de las bodegas también demandaran una modificación de las ayudas que ofrece el Gobierno de Navarra y pidieran volver al sistema de ayudas a la internacionalización que se ofrecían hasta 2012. Ahora, se piden proyectos colaborativos que, en el caso del vino, son “muy complicados”, porque las empresas periféricas no se mueven entre los mismos clientes. “Podemos viajar bodegas conjuntamente”, explicaron, “pero no con los productores de vides, de corchos o de quesos porque maridan bien con el vino”.

UN SECTOR CON ALTAS MEDIDAS DE CONTROL

Potenciar el enoturismo; poner en valor el rosado foral, representante por excelencia de la marca Navarra; y apoyar al sector ante el cambio climático comercial que está viviendo” fueron varias de las iniciativas a implantar que recomendó José Luis Benitez durante el encuentro, en el que se mostró abierto a dar respuesta a las necesidades de las bodegas para defender el vino navarro a nivel nacional e internacional.

El vino navarro está regulado bajo un exigente marco normativo, de ahí los problemas con los varietales y las DO. Pero precisamente, esa regulación también le permite vivir con mayor tranquilidad frente a otros sectores como el aceite, que hace unos días era noticia debido a la gran bajada de los precios.

Así que, a pesar de las dificultades, los presentes también quisieron brindar por todas esas “familias” que viven por y para el campo y la bodega, por un sector que “no se deslocaliza” y que proporciona mucha “riqueza a Navarra”.

Stand con los vinos producidos por las bodegas asistentes.

Entra aquí para leer más sobre los Foros del Hotel Pamplona El Toro.


To Top