domingo, 28 noviembre 2021

En busca de la producción perdida

La construcción prácticamente en pleno y parte de la industria reanudaron su actividad en Navarra tras dos semanas paradas. Las prioridades, según explicaron reconocidos empresarios y directivos a este medio, pasan ahora por garantizar la salud de los trabajadores y contribuir a la recuperación de la economía. Eso sí, al menos en el ámbito industrial no todas las compañías regresaron con las mismas perspectivas de futuro...

Miguel Bidegain | Yosune Villanueva
Pamplona - 15 abril, 2020

Las empresas de la construcción confían en que el regreso a la actividad amortigüe un poco la crisis. (Fotos: Víctor Rodrigo)

El regreso de la actividad económica no esencial, cuyo paro fue una de las medidas puestas en marcha hace ya un mes para frenar la expansión del coronavirus, se concentró este martes en el sector de la construcción y en la industria. Si en el primero de ellos se reiniciaron prácticamente todas las obras que quedaron interrumpidas, la reactivación de las empresas industriales fue parcial, debido sobre todo al retraso de la apertura de Volkswagen Navarra hasta el día 27. En cualquier caso, en las obras y centros de trabajo se realizó un importante esfuerzo para adoptar las medidas de seguridad que protejan la salud de las plantillas.

MANUALES DE SALUD EN LA CONSTRUCCIÓN

La Asociación de Constructores y Promotores de Navarra (ACP Navarra), la Asociación Navarra de Empresas de Construcción de Obra Pública (ANECOP), Nasuvinsa, el Colegio de Arquitectos Vasco Navarro (COAVN), el de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación de Navarra (COAATIENA), UGT-FICA y CCOO Construcción y Servicios hicieron público un comunicado conjunto, en el que dejaron constancia de la comunicación constante mantenida para preparar la vuelta a la actividad.

Fruto de esa colaboración han surgido los llamados ‘Procedimientos de Actuación Frente a la Exposición al Contagio’, que incorporan todas las directrices sanitarias y establecen cómo el contratista o el titular del centro de trabajo “garantiza la adaptación del Plan de Seguridad y Salud, con la incorporación al mismo de dicho procedimiento para contemplar los cambios organizativos y de cualquier otra índole que sea preciso implementar”.

Los agentes de la construcción se han dotado de procedimientos y guías para garantizar la salud de los trabajadores.

Los firmantes del comunicado apuntaron que velar por la salud de todos nuestros trabajadores y evitar los contagios es nuestro objetivo primordial, en cumplimiento con las recomendaciones sanitarias y de Salud Pública”.

Pero, al mismo tiempo, recordaron que “también lo es la protección de nuestras empresas como garantes del mantenimiento del empleo y la actividad económica, y para ello, apostamos por la reanudación de la actividad como la mejor opción”. Por eso mismo, anunciaron que “todas aquellas empresas que realizan trabajos de construcción y obra pública van a comenzar a trabajar inmediatamente”.

En esta misma línea, la Fundación Laboral de la Construcción de Navarra lanzó una ‘Guía de actuación’, cuyo objetivo es establecer una serie de recomendaciones para aplicar en las obras. La iniciativa surgió a petición del Gobierno central y en su elaboración participaron la Confederación Nacional de la Construcción (CNC) y los sindicatos CCOO de Construcción y Servicios y UGT-FICA.

La guía es de aplicación en todas las obras y para todas las personas que intervengan en ellas (trabajadores, subcontratas, autónomos, proveedores e incluso posibles visitantes) y contempla medidas de refuerzo en la prevención de riesgos laborales, desde el desplazamiento de los trabajadores a las obras hasta su salida. Se refiere, por ejemplo, a medidas de tipo organizativo, como pueden ser los accesos por turnos, la jornada continuada, las pausas y descansos o el refuerzo de las medidas de higiene. Y, por otro lado, establece recomendaciones en cuanto a las medidas de protección personal de los trabajadores, como la distancia de seguridad, el uso generalizado de guantes o el de protecciones respiratorias en tareas que requieran que dos personas trabajen a menos de dos metros.

La Fundación Laboral de la Construcción ha publicado la guía en su portal especializado en materia preventiva: Línea Prevención. En él ha habilitado una sección específica con diverso material gráfico -carteles e infografías-.

CONSTRUCCIONES ERRO Y EUGUI

La reanudación de las obras fue prácticamente total este martes. Las empresas consultadas por NavarraCapital.es coincidieron al remarcar que han adoptado todas las medidas exigidas para garantizar la salud de sus empleados y que la reactivación de la economía era necesaria para evitar que se resienta aún más.

Íñigo Eugui: “No es fácil conseguir los EPI. Casi diría que es la labor más complicada en estos momentos, pero ya hemos adquirido”.

Construcciones Erro y Eugui ha reanudado todas las obras que tenía en marcha excepto una. “Así que podríamos decir que estamos trabajando al 97%”, señaló el director general de la empresa, Íñigo Eugui, quien precisó que en un primer momento únicamente dos obras no llegaron a detenerse porque afectaban a servicios esenciales. Eugui agregó que en todas disponían de los materiales y suministros necesarios para continuar a partir del punto donde quedaron interrumpidas.

El responsable de la constructora reconoció que, después de dos semanas de parón, regresar a las obras “es un alivio”. “No es fácil conseguir los EPI. Casi diría que es la labor más complicada en estos momentos, pero ya hemos adquirido más porque lo prioritario es garantizar que el trabajo se realiza en condiciones de total seguridad sanitaria”. Para él, la vuelta a la actividad, tanto en la construcción como en otros sectores, es una medida acertada “siempre que pueda hacerse sin ningún riesgo para la salud”. 

ECAY CONSTRUCCIONES

También se produjo el regreso al trabajo en Ecay Construcciones, cuyo gerente, Iñaki Ecay, confirmó que esta fue “casi al 90 %, porque ha habido un par de obras que hemos decidido no arrancar”. Así, se reincorporó la totalidad de la plantilla, que cuenta con EPI homologados, y se ha establecido un criterio interno en cuanto al grado de protección. Básicamente “porque no es lo mismo uno que esté haciendo su labor al aire libre que otro que lo haga en un lugar cerrado”.

Aunque en todos los puestos de trabajo, antes de comenzar la jornada, se toma la temperatura a los operarios, a los que se ha dotado de mascarillas FFP2 cuando las condiciones lo requieren: “Creo que las empresas vamos por delante del Gobierno y de todo”.

Iñaki Ecay: “Creo que las empresas vamos por delante del Gobierno y de todo”.

También se han incorporado las subcontratas que trabajan para Ecay Construcciones aunque no todas, en parte porque tienen mano de obra extranjera, sobe todo portugueses, que no han podido regresar a Navarra. Durante los dieciocho días anteriores únicamente se hicieron “labores de mantenimiento en un par de fábricas, cosas muy puntuales, de un par o tres de empleados que duraron un par de días”, por lo que la vuelta a la actividad ha supuesto una inyección de optimismo: “Era necesaria, completamente. La economía no podía seguir paralizada de forma indefinida”.

OBRAS ESPECIALES

María José Ballarín, consejera delegada de Obras Especiales, confirmó que su compañía también había retomado “todas las obras” porque no trabaja ahora mismo en ningún inmueble en el que haya personas (las reformas no pueden reanudarse por ahora). En principio, las empresas subcontratadas se habían comprometido a reincorporarse, aunque no tenía la confirmación de que hubiera sido así en todos los casos.

Ballarín, que se mostró satisfecha por arrancar de nuevo, explicó que mientras permaneció interrumpida la actividad trabajaron mucho porque sabían que el sector tendría que dotarse “de unas medidas y protocolos muy claros para cuando se reanudase”.  

Los trabajadores de Obras Especiales disponen de equipos de protección, con algunas carencias en cuanto a repuestos de mascarillas que van a quedar subsanadas en las próximas horas.

María José Ballarín: “La CEN y el Gobierno de Navarra se están poniendo a nuestro servicio para hacer compras agrupadas y distribuir entre quienes no dispongan de material de protección”.

“Me consta que la CEN y el Gobierno de Navarra se están poniendo a nuestro servicio para hacer compras agrupadas y distribuir entre quienes no dispongan de material sanitario de protección. En la medida en que tienes garantías de cumplir las normas sanitarias hay que ir empezando. Creemos que ya se puede volver porque hemos dispuesto de tiempo para prepararnos y organizarnos”, añadió la consejera delegada de Obras Especiales, quien expresó su deseo de que se vayan incorporando poco a poco todos los sectores “porque hay que cumplir a rajatabla las instrucciones de salud, pero también es cierto que una empresa que no trabaja tiene un problema muy importante”.

ABAIGAR PROMOCIÓN Y CONSTRUCCIÓN

Aunque el personal administrativo, el comercial y el de la oficina técnica de Abaigar Promoción y Construcción continuaba operando mediante el teletrabajo, las obras volvieron a cobrar brío. “Las hemos reanudado adoptando todas las medidas que exigen las autoridades sanitarias. Incluso vamos un poco más allá tomando la temperatura a todos cuando se incorporan y, por supuesto, guardando las distancias requeridas y equipándonos con guantes, mascarillas y el resto del equipo para todos los trabajadores”, incidió María Fácil, responsable de comunicación de la empresa.

El hecho de que hayan sido dos semanas de interrupción va a tener una incidencia en los plazos de ejecución de los trabajos. Pero Fácil se mostró confiada de que se podrán absorber “sin grandes problemas”. Desde Construcciones Abaigar dejaron claro también que la prioridad está en garantizar la salud de los trabajadores. Y, en la misma línea que sus colegas, coincidió en que la reanudación de los trabajos “es algo positivo porque es bueno para las empresas y la economía en general”.

La vuelta al trabajo fue prácticamente total en la construcción.

La vuelta al trabajo fue prácticamente total en la construcción.

EMBEGA SUFRE UNA CAÍDA DEL 50 %

Situada en Villatuerta, la sociedad cooperativa Embega regresó este martes al trabajo con una caída del 50 % en sus ventas en estas últimas semanas y con el 70 % de su plantilla, que consta de 110 personas. En este tiempo de parón obligado, han tenido que organizarse y han preparado protocolos y procedimientos para cumplir las medidas necesarias de protección de los trabajadores, explicó su director gerente, José Antonio Molina.

José Antonio Molina: “Cumpliendo con las medidas de prevención necesarias adoptadas, era necesaria la vuelta”.

Las plantas productivas de sus clientes internacionales actualizan sus calendarios y necesidades cada semana, lo que obliga a Embega a actualizar su plan de trabajo de manera continua: “Servimos a diferentes países, cada uno con una situación diferente. Hay plantas en Italia que van a estar paradas hasta fin de mes. También servimos a Alemania, España y Polonia, que están pidiendo piezas en menor porcentaje, según sus medidas de prevención y del mercado”.

Para Molina, la vuelta al trabajo era imperiosa: “Yo creo que cumpliendo con las medidas de prevención necesarias adoptadas, era necesaria la vuelta”. Sobre todo, teniendo en cuenta que les espera un “incierto y complicado futuro difícil de pronosticar”, debido a la incertidumbre de cuánto va a durar la pandemia. Pero regresan con la ilusión de recuperar su mercado: “Pensamos, o queremos pensar, que la recuperación con la nueva normalidad a la que nos vamos a enfrentar hará que se vuelva a los niveles anteriores y mantengamos los acuerdos y contratos”.

MODEL METAL

A finales de 2019, José María Alonso recompró las empresas que había fundado años atrás, Servi-Chap y Peymo, porque se encontraban en suspensión de pagos y abocadas a la liquidación. El antiguo propietario quiso así salvar los 35 puestos de trabajo que las conformaban y fundó Model Metal, que se encontraba en fase de recuperación de clientela cuando le sobrevino esta nueva e inesperada crisis.

Tras el parón obligatorio, la plantilla al completo regresó al trabajo este martes, “distribuida en tres turnos de mañana, tarde y noche para evitar coincidencias en vestuarios y zonas de café, bocadillo, etc.”, precisó Alonso, quien también ha conseguido mascarillas, jabones, alcohol, geles… “Como somos una pyme, es más fácil organizarse frente a una empresa de mayor tamaño”.

En Model Metal volvieron al 100 %, pero esta misma semana esperan que los pedidos empiecen a caer un 40 %.

Durante el cese de actividad, habían acumulado retrasos, pero ya han vuelto al 100 % porque sus clientes mantienen el mismo nivel de pedidos que antes de la crisis.

Sin embargo, eso se debe a “la inercia que tenían en sus cartera de pedidos”. Porque, paralelamente, ya han comunicado a Model Metal que, “a partir de esta misma semana, esperan una caída del 40 %, como mínimo”. En consecuencia, Alonso prevé una reducción en la plantilla “a finales de abril”.

Ante el panorama económico que se presenta, también se mostró partidario de regresar ya al trabajo. Porque “las empresas necesitan ponerse en marcha para mantener los clientes vivos y dar un mínimo de servicio”, entendiendo que “los protocolos de seguridad establecidos en las empresas son efectivos y es seguro trabajar en gran número de ellas”.

No obstante, no se atrevió a pronosticar un futuro porque hay numerosos factores que pueden incidir en el devenir de esta crisis. “Todas las empresas dependen de los pedidos, de los clientes y de los cobros por parte de dichos clientes. Si esta cadena se rompe, será muy difícil mantener un ritmo de trabajo estable y nos veremos obligados a poner en marcha herramientas de restructuración de personal, financieras, etc.”. Así mismo, recordó que “España es un país que depende mucho del turismo y de los servicios hosteleros”, por lo que “si estos sectores no se reactivan a corto plazo, el resto de sectores se van a ver seriamente dañados”.

LA CARA Y LA CRUZ DE LA INDUSTRIA

Dentro de la industria, la situación no es tan homogénea como en la construcción. Durante el parón, hubo empresas que pudieron continuar produciendo, debido a que son importantes para los sectores esenciales, y otras que, por el contrario, se vieron abocadas a cerrar durante más de dos semanas.

En un lado de la moneda se encuentra el Grupo K Refrigeración, más conocida por su nombre comercial Koxka, una compañía que estaba viviendo momentos empresariales óptimos y que emplea a 157 personas en su planta de Pamplona. La empresa es experta en la preservación de alimentos y materias primas, a través de la fabricación de muebles frigoríficos remotos y autónomos, condensadores, evaporadores e intercambiadores de calor.

Koxka: “Las cadenas de distribución están aumentando sus ventas a nivel global y esperamos que, después de unas semanas de incertidumbre, vuelvan a invertir”.

Este es el motivo por el que fue considerada como industria esencial y pudo “continuar la actividad utilizando las medidas de protección necesarias en planta y mediante teletrabajo en puestos indirectos”, relataron sus responsables, quienes se congratularon porque “la cartera de pedidos era bastante buena previo a la declaración del estado de alarma”.  Y eso, en estos momentos, les permite trabajar “al 90 % y solo porque han faltado algunos componentes en la cadena de suministro”.  Obviamente, también influye la buena respuesta de sus clientes, que ha ayudado a que toda la plantilla continúe trabajando, equipada con el material de protección y limpieza necesarios que adquirieron ya hace más de tres semanas.

En la compañía reconocieron que la situación actual, tanto la sanitaria como la económica, es muy dura. Pero a pesar de todo, se empeñaban en mirar el futuro con optimismo: “Las cadenas de distribución están aumentando sus ventas a nivel global y esperamos que, después de unas semanas de incertidumbre, vuelvan a invertir sin perjuicio a precios ni formas de pago”.

Koxka ha mantenido su actividad en las últimas semanas.

Koxka ha mantenido su actividad en las últimas semanas.

En el otro lado de la moneda figuran empresas como el grupo BSH, que suspendió de forma temporal la producción en todas sus fábricas de Europa durante tres semanas. Y, según confirmaron a NavarraCapital.es fuentes de la empresa, en principio esperan regresar al trabajo el 19 de abril.

La planta de BSH en Esquíroz prevé regresar al trabajo el 19. Ha alargado su parón porque experimentó una caída significativa de la demanda”.

BSH cuenta con una planta planta de producción en Esquíroz, donde trabajan casi 700 personas, y un almacén en Villatuerta, con trece empleados.

Fabrica frigoríficos y lavavajillas compactos y la producción prevista para este año sumaba 374.500 frigoríficos y 200.000 lavavajillas. Unas cifras que aparentemente no se podrán alcanzar porque, precisamente, el motivo de alargar más su parón se debe a que la empresa experimentó “una caída significativa de la demanda, afectando casi a todas las categorías de producto y mercados”.

En este momento, los responsables de la compañía están trabajando con los representantes de los trabajadores para ir implementando las medidas adecuadas que aseguren “la mayor protección de todos los empleados ante el riesgo de infección”. Eso sí, dejaron claro que volverán a trabajar en el día previsto, pero habiendo antes adaptado su capacidad productiva a la demanda del mercado.

SALTOKI

Saltoki, por el contrario, no ha parado su actividad estas dos semanas, en las que han sumado decenas de intervenciones: instalaciones de climatización en 47 residencias de ancianos de España y Portugal; 600 metros de tubería para 64 nuevas camas con oxígeno en el Complejo Hospitalario de Navarra; instalaciones eléctricas y de telecomunicaciones para la ampliación del 061 en Aragón; reparación del servicio de calefacción en un hospital de Orense; suministros varios para nuevos hospitales de campaña…

El grupo, especializado en suministros de fontanería, calefacción, climatización o electricidad, proporciona materiales de primera necesidad a profesionales, por lo que no han cerrado sus centros, donde no obstante se están aplicando importantes medidas de seguridad, se han entregado EPI a los equipos, etc. Así lo confirmó su responsable de Comunicación, Pedro Balboa. Incluso durante los fines de semana, han puesto en marcha “un servicio de Urgencias porque había temas que realmente no podían esperar”. 

Eso sí, debido a la menor carga de trabajo en los puntos de venta, algunos empleados disfrutaron de vacaciones. Pero con la vuelta de la actividad en la construcción y parte de la industria, esperan que a lo largo de esta semana, previsiblemente, “se vaya recuperando la normalidad”.

Entra aquí para leer más sobre la incidencia del coronavirus en la economía navarra.


To Top