miércoles, 5 octubre 2022

La electrificación de VW Navarra abre un nuevo futuro para la automoción foral

La automoción es la industria 'Made in Navarra' por antonomasia. Sus 112 empresas, que emplean a 12.000 personas y generan una facturación anual aproximada de 6.000 millones, afrontan un futuro marcado por el vehículo eléctrico, sobre todo ahora que el Grupo Volkswagen ha anunciado su intención de invertir más de 7.000 millones en este sentido para Landaben, Martorell y Sagunto. A falta de que los proyectos se concreten conforme se conozca la asignación de los fondos del PERTE, representantes navarros del sector analizan las oportunidades que se vislumbran. "Si se acaba confirmando (la inversión del Grupo Volkswagen), al tejido auxiliar se le abren unas expectativas de futuro muy importantes y para las que está más que preparado", asegura Roberto Lanaspa, presidente de ACAN y vicepresidente de KWD. Al mismo tiempo, las plantas locales de firmas como SKF o KWD se han posicionado como referentes mundiales en sostenibilidad e innovación dentro de sus grupos. Todo ello en un contexto en el que aún hay potencial para crecer en materia de cooperación entre empresas o cuidado del talento.

Jesús Jiménez
Pamplona - 24 marzo, 2022

Este miércoles, el Grupo Volkswagen anunció su intención de movilizar más de 7.000 millones para electrificar Landaben, Martorell y Sagunto. (Foto: cedida)

La automoción navarra ha hecho una clara apuesta por la electrificación a la espera de que el Grupo Volkswagen concrete sus proyectos en este campo. El fabricante alemán anunció este miércoles su intención de invertir más de 7.000 millones de euros para electrificar sus centros de producción en España: Landaben, Martorell y Sagunto, donde finalmente se implantará la gigafactoría de baterías. De hecho, prevé que la planta de la Comunidad foral fabrique dos SUV eléctricos de distintas marcas. Todos esos planes e inversiones “están aún sujetos a la asignación final” de los fondos del PERTE de automoción, pero la última noticia hecha pública por el grupo resulta esperanzadora.

“Este proyecto es muy importante para Volkswagen, para España y para toda Europa. Nuestra ambición es electrificar España”, subrayó Thomas Schmall, miembro del Consejo de Administración de Volkswagen AG, responsable de Tecnología y presidente del Consejo de Administración de Seat.

En este contexto, la industria de la Comunidad foral “está expectante”, apunta el presidente de la Asociación Clúster de Automoción de Navarra (ACAN) y vicepresidente de KWD, Roberto Lanaspa. “Si se acaba confirmando, al tejido auxiliar se le abren unas expectativas de futuro muy importantes y para las que está más que preparado”, afirma. En este sentido, sería la mejor de las noticias posibles para unas compañías afectadas de lleno por el incremento de los costes. “Los precios de la energía están subiendo tanto que están castigando las cuentas de resultados de nuestras empresas de una manera brutal”, confirma Lanaspa, quien confía en el alivio que pueda suponer una próxima limitación de los precios. De lo contrario, “cada día es más caro fabricar y no es que tengamos unos márgenes abultados ni mucho menos, sino más bien al revés”.

Roberto Lanaspa (ACAN): “El futuro está en el vehículo eléctrico más que en el de hidrógeno porque esta última tecnología no está completamente desarrollada actualmente”.

Pese a todo, el presidente de ACAN insiste en las potencialidades de la electrificación. “El futuro está en el vehículo eléctrico más que en el de hidrógeno porque esta última tecnología no está completamente desarrollada actualmente. Por el contrario, el eléctrico es una realidad”, confirma.

Patxi Ceberio, director general de Frenos Iruña, comparte el argumento de Lanaspa, aunque también recuerda que “el desarrollo de motores de hidrógeno pesados va a demandar nuevos componentes con alto contenido en electrónica”. Otra oportunidad que debería tener en cuenta esta industria.

En el debate interviene, asimismo, el director de SKF Tudela, Julián Jiménez, quien reclama aprovechar los beneficios y ventajas que podría representar un mayor nivel de colaboración. “Las empresas del sector debemos fomentar un trabajo en conjunto para poder ofrecer a nuestros clientes un producto más compacto que no nos haga depender de otros”, indica. Así, se muestra convencido de que, “con tecnología, digitalización y sostenibilidad”, el tejido productivo “puede hacer productos al mismo coste, si no mejor, de los que se elaboran en Asia”.

ESFUERZOS

El sector aglutina en la Comunidad foral a 112 empresas, emplea a 12.000 personas y tiene una facturación anual aproximada de unos 6.000 millones. En ese contexto, queda por especificar hacia dónde deben dirigir sus esfuerzos las firmas que lo componen para consolidar su posición en el mercado y mantener sus niveles de competitividad. Aquí, Ceberio, lo tiene claro. “La movilidad sostenible, el vehículo eléctrico y el autónomo son tendencia de futuro y suponen un claro ámbito de crecimiento e innovación”, señala.

Julián Jiménez (SKF): “Las empresas del sector debemos fomentar un trabajo en conjunto para poder ofrecer a nuestros clientes un producto más compacto que no nos haga depender de otros”.

Para Lanaspa, la clave está en buscar aquellos factores que aporten diferenciación y valor añadido. “Está claro que Navarra no puede competir en salarios”, razona. Por eso, defiende a ultranza la innovación y la eficiencia: “La transformación digital debe llegar a todos los procesos productivos y la cadena de valor”.

Un argumento similar expresa el director general de SKF Tudela. “Hay que actualizarse porque lo que nosotros hacemos está al alcance de cualquiera”, asegura. Las soluciones que propone para huir del círculo vicioso que representan las commodities son dos. Una, la ya referida de dotar de tecnología a los procesos industriales y de producción y, además, cuidar el talento. “La clave está en saber poner a la persona en el sitio adecuado para lograr explotar al máximo las cualidades que la diferencian frente al resto”, apunta.

EL FUTURO

Las decisiones que se tomen de ahora en adelante, por tanto, permitirán a la industria de la automoción de Navarra situarse mejor ante las próximas tendencias que presenta el sector. La consultora Adecco Automotive, filial del Grupo Adecco, las resumió en su informe ‘El futuro del talento en la industria del talento y la movilidad’ de 2021.

El documento detalla que más de 2.100 nuevas empresas digitales variarán la cadena de suministros tal y como se conoce hasta ahora. También que, en la próxima década, se precisarán trabajadores capacitados en automatización, robótica e Inteligencia Artificial (IA). Igualmente, se calcula que la inversión del sector en Industria 5.0 superará los 36.000 millones de euros, ya que entre el 25 y el 35 % de todos los coches que se vendan entonces serán híbridos, enchufables o totalmente eléctricos. Además, estarán operativos por todo el mundo dieciocho millones de vehículos altamente autónomos (AV).

Patxi Ceberio (Frenos Iruña): “La movilidad sostenible, el vehículo eléctrico y el autónomo son tendencia de futuro y suponen un claro ámbito de crecimiento e innovación”.

Mientras ese futuro se hace realidad, las empresas navarras del sector han trabajado duramente para convertirse, en algunos casos, en referentes mundiales ‘Made in Navarra’. La factoría de SKF en Tudela es uno de esos ejemplos. Julián Jiménez destaca que su delegación fue la primera del grupo en convertirse en una factoría sostenible, con mejoras del 49,5 % en el ahorro de la energía, eliminación del gas como principal fuente de energía o una rebaja drástica en el consumo del agua del 79 % tras pasar de un uso de 80.000 metros cúbicos en 2012 a los escasos 20.000 actuales. Además, ha invertido 3 millones de euros en un centro donde cada año se tratarán entre 6.000 y 8.000 toneladas de aceite industrial, procedentes de otras empresas. Bajo el nombre de DST RecondOil, este sistema es capaz de “limpiar” los aceites, eliminar las nanopartículas responsables de su oxidación y alargar su vida útil “de manera ilimitada”.

Algo similar ocurre con la planta de KWD en Orkoien, “la más avanzada de todo el grupo en innovación, Industria 4.0 y productividad”, remarca su vicepresidente. Unos logros que achaca a un equipo altamente alineado y, sobre todo, a los recursos implementados. Precisamente, la I+D es otra de las líneas de actuación principales de Frenos Iruña que, a través del proyecto Sofía, busca el desarrollo de frenos eléctricos e inteligentes para la conducción autónomo. “Todo un hito para la historia de nuestra empresa”, ensalza su director general.

Y todo ello sin olvidar el reciente lanzamiento del Taigo, el tercer modelo de VW Navarra; el proyecto de coches eléctricos, plegables y de cáñamo que impulsa la tudelana NTD Energy, adelantado por este medio; o los bólidos de carreras de Silver Car. Todos ellos llevan sin duda el sello ‘Made in Navarra’ y evidencian el potencial que posee la Comunidad foral en el ámbito de la automoción y la movilidad del futuro.

Entra aquí para leer más sobre empresa en Navarra.


To Top