domingo, 27 noviembre 2022

Navarra se adhiere al Corredor del Hidrógeno del Ebro

El proyecto, del que forman parte la Comunidad foral, Cataluña, Aragón y País Vasco, promoverá la instalación de una capacidad de producción de 400 MW en 2025 para alcanzar después 1,5 GW en 2030. Para ello, promoverá acciones en torno a la producción, transporte, usos y almacenamiento del vector energético. Destaca el objetivo de alcanzar una producción de 250.000 toneladas anuales de productos derivados del hidrógeno renovable y la creación de una red con veinte hidrogeneras en 2025, infraestructura que contará con hasta 100 puntos en 2030.

Redacción
Pamplona - 4 abril, 2022

Navarra, País Vasco, Cataluña y Aragón sumarán fuerzas para promover infraestructuras que faciliten la implantación del hidrógeno verde. (Foto: cedida)

Navarra forma parte del Corredor del Hidrógeno del Ebro, proyecto que busca potenciar la conexión interterritorial y servir como nexo entre las grandes iniciativas regionales en torno al hidrógeno renovable. Este nuevo ecosistema está llamado a “jugar un papel protagonista en la descarbonización de la industria circundante al tiempo que mejora su competitividad y atrae nuevas inversiones”.

El proyecto, presentado este lunes, está sustentado por la Fundación para el Desarrollo de las Nuevas Tecnologías del Hidrógeno en Aragón (Fundación Hidrógeno Aragón) como entidad responsable de la coordinación del Valle del Hidrógeno de Aragón Iniciativa GetHyGA; por ACCIÓ-Agencia para la Competitividad de la Empresa, como entidad responsable del Valle del Hidrógeno de Cataluña (H2ValleyCat); la asociación del Corredor Vasco del Hidrógeno (BH2C); y la Asociación de la Industria Navarra (AIN), junto con Sodena, como promotores de la Agenda Navarra del Hidrógeno Verde.

Teresa Ribera: “La economía del hidrógeno está aquí para quedarse y las apuestas de territorios, empresas e industrias como las vuestras están aportando soluciones críticas”.

Su creación estuvo motivada por el deseo de compartir información, analizar y estudiar actuaciones complementarias que establezcan sinergias entre las diferentes iniciativas regionales.

Así mismo, contó con el impulso de Shyne, el mayor consorcio multisectorial de España para el hidrógeno renovable. Esta entidad dará soporte a los proyectos que se desarrollen en esta iniciativa, capacidad para la gestión del conocimiento e impulsará la investigación de tecnologías pioneras “con el objetivo de posicionar a España a la vanguardia en este vector energético”.

El acto de presentación tuvo lugar en la sede del Gobierno de Aragón y contó con la intervención de la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera. “La economía del hidrógeno está aquí para quedarse y las apuestas de territorios, empresas e industrias como las vuestras están aportando soluciones críticas, hasta el punto de ser capaces de producir hasta el 70 % o el 80 % de aquello que necesitamos para producir hidrógeno en nuestro país”, explicó durante su intervención.

Mikel Irujo: “El corredor del Hidrógeno del Ebro hace a la Comunidad foral más competitiva, reforzando de esta forma la cadena de valor del hidrógeno y ganando en tamaño y envergadura”.

Por parte de Navarra, el consejero de Desarrollo Económico y Empresarial, Mikel Irujo, señaló que “el corredor del Hidrógeno del Ebro hace a la Comunidad foral más competitiva, reforzando de esta forma la cadena de valor del hidrógeno y ganando en tamaño y envergadura”. Este modelo de colaboración público privado, asimismo, “hará posible el desarrollo de una industria basado en este vector energético”.

La directora general de Industria, Energía y Proyectos Estratégicos del Gobierno de Navarra, Uxue Itoiz, puso en valor la colaboración interregional en el proceso de descarbonización, que cuenta en Navarra con la Agenda del Hidrógeno Verde de Navarra como marco estratégico. Este plan establece objetivos respecto a la producción, las infraestructuras, la industria, el transporte y la reducción de C02, así como con el proyecto estandarte de la Ciudad Agroalimentaria de Tudela (CAT), una iniciativa adelantada en diciembre de 2020 por Navarra Capital.

PARTICIPANTES EN EL ACTO

El evento fue inaugurado por el director general de Industria y pymes del Gobierno de Aragón y vicepresidente de la Fundación Hidrógeno Aragón, Javier Navarro, y el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, que asistió representando la Presidencia de Shyne.

Asimismo, participaron por parte de Navarra Irujo, Itoiz y la directora general de AIN, Ana Ursúa. Por parte de las organizaciones, acudieron el director gerente de la Fundación Hidrógeno Aragón, Fernando Palacín; la directora general de Industria del Gobierno de Cataluña y consejera delegada de ACCIÓ- Agencia para la Competitividad de la Empresa, Natalia Más; el presidente de BH2C, José Ignacio Zudaire; y el director de Hidrógeno de Repsol y presidente de Shyne, Tomás Malango.

Además, representaron a las comunidades autónomas el vicepresidente y consejero de Industria, Competitividad y Desarrollo Empresarial de Aragón, Arturo Aliaga; el consejero de Empresa y Trabajo de la Generalitat de Cataluña, Roger Torrent; y la consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente del Gobierno Vasco, Arantxa Tapia. Todos ellos e Irujo firmaron un manifiesto público de cooperación y respaldo a esta iniciativa.

EL PROYECTO

El Corredor del Hidrógeno del Ebro promoverá acciones en torno a la producción, transporte, usos y almacenamiento del vector energético. En concreto, este ecosistema se ha marcado la ambición de instalar una capacidad de producción de 400 MW en 2025 (lo que conlleva 1,5 GW de producción de generación renovable asociada), y alcanzar 1,5 GW en 2030 (6 GW de renovable).

El consorcio Shyne desplegará proyectos en diez comunidades autónomas y contará con una inversión total de 3.230 millones de euros.

Otra de sus líneas clave de actuación se centrará en estimular los usos finales del hidrógeno renovable, tanto en el sector del transporte como en usos industriales de distintos sectores. Particularmente, destaca el objetivo de alcanzar una producción de 250.000 toneladas anuales de productos derivados del hidrógeno renovable como el metanol, el amoniaco o los combustibles sintéticos en 2030. También impulsará la creación de una red con veinte hidrogeneras en 2025, infraestructura que contará con hasta 100 puntos en 2030, para posibilitar el despliegue de su uso en el transporte terrestre, marítimo y ferroviario.

Además, en materia de almacenamiento y transporte de hidrógeno renovable, se impulsarán proyectos transfronterizos con el sur de Francia para favorecer la interconexión con Europa y “posicionar a España como un productor relevante en el mercado del hidrógeno continental”. Se realizará de manera coordinada con la Comunidad de Trabajo de los Pirineos.

Por su parte, el proyecto Shyne, bajo el liderazgo de Repsol, tiene el objetivo de promover actuaciones interterritoriales y proyectos de hidrógeno renovable en todos los ámbitos de la economía española “para fomentar una descarbonización rápida”. Shyne desplegará proyectos en diez comunidades autónomas y contará con una inversión total de 3.230 millones de euros, que servirán para “desarrollar tecnologías más competitivas y evolucionar tanto la industria española como sus infraestructuras hacia la descarbonización, generando más de 13.000 empleos”.


To Top