sábado, 4 diciembre 2021

Noxon prepara su primera ronda de inversión desde su nueva sede en Mutilva

En el marco de su Plan Estratégico 2021-2026, la 'startup' navarra inaugurará el próximo viernes su nueva sede, tras su paso por CEIN. ¿Los objetivos? Incrementar las ventas en más de un 500 %, después de haberlo hecho en un 60 % cada año desde su nacimiento en 2017, y crear diez empleos más. Un plan de futuro que Noxon espera materializar con la entrada de una nueva inyección de capital de hasta 240.000 euros, según explica su CEO, Pablo Goñi, a Navarra Capital. Así, sus sistemas de movimiento automático y robotizado para cámaras se han comercializado ya en 61 países a una "rica" cartera de clientes, entre los que se encuentra Amazon.

Irene Guerrero
Pamplona - 10 noviembre, 2021

Noxon espera contratar a diez personas más con su nuevo plan estratégico. (Fotos: Ana Osés)

La startup Noxon inaugurará el próximo viernes sus nuevas instalaciones en el polígono de Mutilva, tras su paso por el Centro Europeo de Empresas e Innovación de Navarra (CEIN). La firma navarra adquirió este espacio en el marco de su nuevo Plan Estratégico 2021-2026, por el cual también está preparando una ronda de ampliación de capital con el fin de captar entre 200.000 y 240.000 euros mediante la entrada de nuevos socios.

Hasta este momento hemos tenido un crecimiento puramente orgánico, sin haber recurrido a aceleradoras, programas de innovación o rondas de financiación. Por eso, seguimos manteniendo una estructura muy pequeña, compuesta por seis personas en plantilla. Pero hemos sido capaces de multiplicar las cifras comerciales a través de los años”, explica Pablo Goñi, fundador y CEO de Noxon, a Navarra Capital. En este sentido, concreta que la facturación de la empresa alcanzó los 270.000 euros en 2020, con unos crecimientos anuales “del 60 %” desde su fundación en 2017.

Noxon está suministrando sistemas de fotografía 360º para Amazon en España y Reino Unido.

La startup, especializada en el diseño, la fabricación y la venta online de sistemas para el movimiento automático y robotizado de cámaras, ya ha comercializado “más de mil sistemas” en 61 países. “La cifra no es muy grande, pero se trata de unos sistemas muy especializados que tienen un valor alto de ticket”, aclara Goñi. De esta manera, sus productos han formado parte de las iniciativas más variadas: desde el rodaje de un vídeo 360º sobre el musical de Broadway Aladdín y varios documentales de National Geographic, hasta el mapeo del espacio interior restaurado de la catedral de Notre Dame en París para compararlo con la estructura original previa al incendio.

Así mismo, la empresa ha ampliado su catálogo, que ya incluye ocho referencias, y su cartera de clientes. La mayor parte de ellos son productores audiovisuales (“filmmakers y pequeñas productoras dedicadas a los documentales, los vídeos corporativos o la publicidad”) y usuarios que emplean técnicas más especializadas como el vídeo 360º o la fotogrametría, entre otros. De hecho, Noxon ya está suministrando sistemas de fotografía 360º para Amazon en España y Reino Unido. Además, la multinacional, apostilla Goñi, “está interesada en implantar más de estos equipos en otras sedes a nivel internacional”.

Los sistemas de Noxon permiten controlar y programar los movimientos de cámaras y otros equipos.

Con la ampliación de capital, la firma centrará sus esfuerzos “especialmente en la puesta en marcha de un plan de marketing y comercial, que permita incrementar las ventas en más de un 500 % y la creación de diez nuevos empleos en un periodo de cinco años, con el impacto adicional en la cadena de fabricantes y ensambladores de sistemas electromecánicos de la Comunidad foral”.

En esta línea, Noxon creará una productora interna para generar su propio contenido. Y, por último, realizará “pequeñas inversiones destinadas a aumentar la flexibilidad productiva”, si bien espera crecer principalmente “de la mano de proveedores que permitan el escalado de la fabricación de los equipos”.

MÁS ALLÁ DEL SECTOR AUDIOVISUAL

Aunque no forme parte de su modelo de negocio, la startup ha desarrollado también tecnología para terceras empresas y centros tecnológicos. Goñi destaca entre sus últimos proyectos el desarrollo de un sistema de movimiento automático de cámara estereoscópica (es decir, que simula los ojos humanos): “El robotillo que estamos fabricando se llama ‘cabeza caliente’ y su objetivo es mover la cámara de la misma forma que el operador mueve la cabeza”. Así mismo, la empresa también ha proporcionado equipos a algunas universidades que permiten mover sensores a lo largo de un invernadero para la recopilación de datos en proyectos biotecnológicos.

Pablo Goñi (Noxon): “Ver que nuestra tecnología es capaz de adaptarse a otros usos nos confirma que también hay mucho potencial en otros sectores diferentes al audiovisual”.

Coincidiendo con el inicio de la pandemia, la startup se embarcó junto a Inbiot, Salesianos de Pamplona y el empresario Víctor Troyas, en un proyecto colaborativo y sin ánimo de lucro por el que se fabricaron respiradores en Navarra. Una iniciativa que ha culminado este mismo año: “El respirador que diseñamos pasó las pruebas preclínicas y los ensayos con animales, con los que verificamos su funcionamiento. Pero la demanda de estos aparatos duró un espacio de tiempo muy pequeño y, para cuando se estaba terminando, habíamos llegado a la parte regulatoria, que es la más dura. Intentamos recurrir a instituciones, pero no logramos recaudar los fondos necesarios para completar la homologación, así que desistimos”.

Eso sí, Goñi pone en valor que el equipo interempresarial fue capaz de diseñar y producir hasta cincuenta unidades operativas en un tiempo récord: “Estamos orgullosos de que nuestro respirador haya funcionado perfectamente a nivel técnico, aunque las circunstancias de la pandemia y de la homologación de este tipo de proyectos no permitieron que la iniciativa continuase”.

Además del sector audiovisual, la firma quiere explorar los centros tecnológicos y universitarios.

En el futuro, la compañía espera expandirse en el mercado de la investigación. “Ver que nuestra tecnología es capaz de adaptarse a otros usos nos confirma que también hay mucho potencial en otros sectores. Nuestra actividad se centra en el ámbito del motion control, y nos dedicamos a generar movimientos precisos, fluidos y controlados el tiempo para cualquier tipo de equipo. Por eso, aunque nos centramos en el audiovisual principalmente, otros mercados como los centros tecnológicos o universitarios son segmentos en los que queremos expandirnos”, apunta el CEO de esta compañía apoyada por Sodena.

LA ESCASEZ GOLPEA A LA MECATRÓNICA

La escasez de materias primas y la crisis energética China están afectando especialmente a la mecatrónica. “Es un problema que nos ha impactado de lleno, pero que estamos intentando capear con la flexibilidad que tenemos, por ser una empresa pequeña, y mucha imaginación”, indica Goñi.

En concreto, el equipo ha usado la ingeniería para adaptar las placas de algunos electrónicos, buscando maneras de reemplazar los componentes que estaban especialmente afectados por los cuellos de botella mundiales. Todo ello en un contexto en el que, en varias ocasiones, la startup ha visto “duplicarse” el precio del acero inoxidable y del aluminio, entre otros materiales: “De momento, estamos aguantando para no elevar precios a nuestros clientes y lo haremos hasta el final. Pero si no, como al resto de fabricantes, nos tocará adecuar la política de precios a la realidad de los materiales”. 

Entra aquí para leer más noticias sobre emprendedores.


To Top