El camino hacia la reconstrucción

lunes, 25 mayo 2020

El camino hacia la reconstrucción

En medio de la confusión, el malestar y el pesimismo desatados tras el nuevo real decreto del Gobierno central, empresarios de sectores que han paralizado su actividad y otros que sí son esenciales detallan a NavarraCapital.es sus recetas y propuestas para, una vez se levante el estado de alarma, iniciar la ansiada recuperación económica.

Miguel Bidegain | Yosune Villanueva
Pamplona - 31 marzo, 2020

Fila superior: Fermín Elizalde, Mario Grande, Xabier Barón y Beatriz Ochoa. Fila inferior: Íñigo Eugui, Iñaki Ecay, José Antonio Molina y Luis Miguel García.

El Real Decreto-ley 10/2020, de 29 de marzo, se publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) poco antes de la medianoche de este lunes. Y dejó tan poco margen de maniobra a los sectores no esenciales para organizar la paralización de su actividad que el Gobierno español, a última hora, tuvo que añadir una disposición adicional y conceder una moratoria de veinticuatro horas.

Hace apenas unos días, NavarraCapital.es ya recogió los análisis y valoraciones de distintos empresarios acerca de si resultaba más conveniente detener la actividad económica en estos momentos o si, por el contrario, era mejor mantenerla, respetando eso sí las medidas de seguridad necesarias para los trabajadores. Y apenas un día después, la presidenta de Navarra, María Chivite, descartaba en el Parlamento foral el cese de la producción. Pero el escenario cambió por completo tras las nuevas medidas aplicadas por el Gobierno de Pedro Sánchez.

Incluso la propia Chivite pidió “flexibilidad” al presidente de España para decidir sobre qué actividades son esenciales en cada comunidad. Pero hasta nueva fecha, las nuevas directrices del Ejecutivo central son las que imperan. Y en medio de tanta incertidumbre e informaciones que agravan el pesimismo de los agentes económicos, este medio quiso dar un paso más y ofrecer la posibilidad a reconocidos empresarios y directivos navarros de que planteen sus propias recetas para, una vez se levante el estado de alarma por el coronavirus, iniciar la reconstrucción económica del país. Lo hizo tanto con responsables de compañías que continúan operando como con otros que se han visto abocados a frenar su actividad.

LAS EMPRESAS QUE CONTINÚAN

El Grupo ISN está especializado en limpieza higiénica, ordinaria y técnica, entre otras soluciones. Aunque se enfoca principalmente en la limpieza industrial, en los últimos días también realizan desinfecciones en hogares particulares. Así que, en estos momentos, sigue operando. Eso sí, ha disminuido su cuota de negocio por el cierre masivo de fábricas y oficinas, aunque su CEO, Fermín Elizalde, espera un importante repunte cuando acabe el estado de alarma: “Habrá que poner las instalaciones a punto”.

Fermín Elizalde: “O creamos una verdadera unidad económica en Europa o no saldremos”.

Elizalde se muestra convencido de que, cuando acabe esta crisis, “se va a valorar mucho más la proximidad y el traje a medida” que son “capaces de realizar las pymes navarras”. Además, cree que “se cuidará más la seguridad industrial y a los trabajadores”.

Recuerda que muchas compañías todavía “no habían hecho mochila tras la crisis de 2008 para poder aguantar lo que viene”. De modo que “se van a necesitar apoyos económicos desde los gobiernos nacional y autonómico” porque habrá que “estimular el consumo”. Y hace hincapié en el turismo, “un eje importante de la economía”, donde se deberán “promover limpiezas y desinfecciones profundas para garantizar que ese turismo venga en las condiciones óptimas”.

El CEO del Grupo ISN pone así mismo sus ojos en Europa como una de las claves por donde pasa la recuperación económica. “El euro no es suficiente. Necesitamos una coordinación y estar mucho más unidos en Europa. Solo Navarra o solo España es imposible. O nos unimos, nos complementamos todos y creamos una verdadera unidad económica en Europa o no saldremos”. Eso sí, termina con un mensaje positivo: “Las crisis son también oportunidades y así hay que mirarlas. Tenemos que ayudarnos entre todos, entidades públicas y privadas”.

XtartCube desarrolla su actividad en el mundo de las inversiones y la biotecnología, ahora mediante el teletrabajo. Trabaja sobre todo con startups maduras, a las que acompaña durante su proceso de crecimiento. Mario Grande, su socio fundador y responsable de Inversión, hace un paréntesis durante la conversación para destacar que una de las compañías con las que trabaja está desarrollando un medicamento que podría ayudar a las personas contagiadas por coronavirus. Pero considera que el fármaco que finalmente se valide “llegará como pronto a finales de año o principios del próximo”.

Mario Grande aboga por aumentar el dinero público para inversiones, por apostar “de verdad” por la I+D+i y por crear un ecosistema “muy fuerte” de inversión privada.

Grande augura que esta crisis “va a suponer un parón muy grande en la economía, será muy profunda y va a costar arrancar después”. Incluso ve posible que “desaparezcan muchas empresas”. Y, así mismo, considera que las medidas económicas adoptadas por el Ejecutivo central en las últimas fechas “son muy rígidas y no están pensadas para reactivar la economía”.

Por eso, él identifica tres medidas fundamentales de cara a relanzarla: incremento del dinero público destinado a invertir y potenciar proyectos privados (de emprendedores, autónomos y empresas pequeñas); inversión “de verdad” en I+D+i, ya que España se sitúa “a la cola de Europa”; y potenciar una red y un ecosistema de inversión privada “muy fuerte”, ya que “no todo el gasto lo puede asumir el Estado”. “Hay mucho dinero en manos privadas, que puede impulsar muchos proyectos. Pero el dinero privado es miedoso, por lo que tienes que darle las condiciones para invertir. Como se hizo hace años en Reino Unido, con deducciones fiscales a esos inversores del 50 % y, si ese proyecto fracasaba y perdían el dinero, la deducción era del 100 %”, propone.

Por último, lanza un alegato en favor de la labor que están realizando los empresarios para salvar sus compañías y mantener el empleo: “El 90 % de los autónomos, emprendedores y empresarios están haciendo verdaderos esfuerzos por no despedir y para que sus negocios vayan adelante. Hay que darles cierta flexibilidad y herramientas para favorecer el empleo y las contrataciones”.

SIG Coop., que desarrolla soluciones para la integración de la generación renovable en la red eléctrica, sigue operando, pero la empresa está gestionando su propio ERTE porque su campo de actividad “no es prioritario ahora mismo para muchos clientes, que tienen otras necesidades distintas a las de desarrollar nuevas plantas renovables”. De hecho, apunta su director de Operaciones, Xabier Barón, desde este lunes no puede enviar a nadie “a construir y a seguir desarrollando plantas fotovoltaicas”.

Xabier Barón defiende la autosuficiencia energética y considera que las renovables deben convertirse en el “vector principal” de la economía navarra, en sustitución de la automoción.

Barón da varias pinceladas para la reconstrucción económica, centradas especialmente en su sector. Para él, la nueva economía o la sociedad 2.0 que resurja de esta crisis deberá orientarse hacia la sostenibilidad, entendiéndola como una suma de ecoeficiencia y autosuficiencia. Ahí anida un cambio de paradigma evidente: “Necesitamos una sociedad que pueda aguantar por sus propios medios su suministro energético y no tenga que depender, en caso de catástrofe, de que vengan barcos con gas desde Argelia o desde el Golfo Pérsico. No depender de nadie de fuera y ser capaz de gestionar situaciones de riesgo y complejas por sus propios medios”.

En el actual contexto económico, ve fundamental no perder el foco sobre la esencia de las energías renovables, porque son claves para poder afrontar después “un montón de situaciones”. Pero aún da un paso más sobre el peso específico que este sector debe tener en la región. Es más, considera que debe ser el “vector principal” de la economía foral, “en sustitución del automóvil”.

“No podemos hipotecar todo nuestro entorno y la salud de las personas, ya que las afecciones al medioambiente se vuelven como un bumerán contra nuestra salud. La energía renovable tienen que empujar y tiene que ser estimulada como una de las grandes soluciones y medios para afrontar situaciones como la que estamos viviendo en la actualidad. Sumada al sector de la salud, por supuesto”, subraya.

También siguen trabajando, aunque de forma parcial, en Bodegas Ochoa, que igualmente ha planteado un ERTE para parte de la plantilla. Tratando de vislumbrar vías que permitan superar la paralización de la economía, Beatriz Ochoa, gerente de la bodega, defiende la importancia de “impedir que el consumo caiga” y, en concreto, de decantarse por los productos navarros. “Cuando compres vino, que no sea un Rioja, sino uno de aquí. Y lo mismo digo para los espárragos o cualquier otra cosa”. En este sentido, su bodega ha dispuesto un servicio de venta online y reparto a domicilio para evitar el desplazamiento a los mercados.

Beatriz Ochoa, gerente de la bodega, apuesta por “impedir que el consumo caiga” y, en concreto, aboga por decantarse por los productos navarros.

Beatriz Ochoa parte de la base de que “el bolsillo del consumidor va a estar afectado”, de modo que el precio va a ser determinante”. Y, por eso, teme que algún productor opte por bajar demasiado los precios “en una especie de sálvese quien pueda”. “El que más baje será el que más venda. Ojalá no suceda porque entonces perderemos valor como región. Eso es pan para hoy y hambre para mañana”. También reclama ayudas fiscales para empresas y se queja de que las medidas oficiales puestas en marcha hasta ahora son “parches” que dejan muchas incógnitas por resolver: “Deben aclarar las normas y, una vez vayamos volviendo a la normalidad , espero que nos den facilidades y que no pongan trabas”.

LAS EMPRESAS QUE PARAN

El sector de la construcción, uno de los pocos que se mantenían activos, se suma desde este lunes a la larga lista de los paralizados. Íñigo Eugui, director general de Construcciones Erro y Eugui, atestigua que su empresa había trabajado con normalidad hasta ahora. Pero con las nuevas directrices oficiales, solo mantendrán una obra “porque afecta a una instalación sanitaria, que tiene carácter esencial”.

La construcción es uno de los sectores que ha parado tras las nuevas directrices del Gobierno central. (Foto: Maite H. Mateo)

La construcción es uno de los sectores que ha parado tras el nuevo real decreto. (Foto: Maite H. Mateo)

Eugui engloba la orden de detener la actividad “en el conjunto de medidas improvisadas que está tomando el Gobierno, sin medir bien las consecuencias”. A su juicio, la “bolsa de horas” acordada el sábado supone “otra sobrecarga” para las empresas. “Son las que están asumiendo el peso de esta situación y eso es un error porque hay que mantenerlas fuertes, sobre todo porque la consecuencia de todo esto va a ser una recesión”, valora.

Íñigo Eugui plantea presupuestos orientados “a eliminar el gasto público innecesario, que se dedicaría a potenciar la actividad económica”, y un apoyo firme “al emprendedor y a la empresa”.

El director general de Construcciones Erro y Eugui sostiene que para superar la difícil coyuntura a la que se ve abocada la economía, deben adoptarse medidas estructurales en dos líneas: “unos presupuestos orientados a eliminar gasto público innecesario, que se dedicaría a potenciar la actividad económica, y un apoyo firme al emprendedor y a la empresa”.

De ahí que sugiera rebajas fiscales en una región como Navarra, que además tiene una presión fiscal “superior” a la media. “Eso no puede ser. La política económica debe guiarse hacia la generación de actividad y de riqueza. Lo demás vendrá por añadidura, especialmente el consumo, que es lo que va a hacernos salir de esta”, sentencia.

“Paralización total de la actividad”. Así de gráficamente define la situación de su empresa Iñaki Ecay, director gerente de Ecay Construcciones, quien se muestra muy crítico con la decisión del Gobierno central. Pero no tanto por la medida en sí, “que responde a un problema de salud a nivel mundial”, sino por la gestión y los plazos fijados. “No puedes enterarte un domingo, a las 23:40 horas, de que el lunes tienes que parar casi en condiciones de ultimátum”, analiza.

Otro error, añade, está en no haber separado actividades”, por ejemplo dentro la industria: “Sé de fábricas de control numérico, con una producción en serie muy ordenada, que pueden atender con tres empleados y toda la seguridad sanitaria, que exportan el 80 % con ventas garantizadas y que se van a quedar sin clientes porque les obligan a cerrar”.

Iñaki Ecay reclama liquidez directa a las empresas porque “lo que viene detrás es un drama social y van a ir cinco millones de personas al paro, incluidos empresarios, autónomos y trabajadores“.

Añade, igualmente, que en la construcción no es igual la edificación vertical que levantar un parque eólico, “donde pueden estar cinco trabajadores que no se van a ver en toda la jornada”. Por eso, entiende que hay actividades que no se debían haber parado” y revela que su empresa ha paralizado obras donde no se podía garantizar la seguridad sanitaria de los empleados, “sin necesidad de que viniera nadie a indicárnoslo”.

Como posibles soluciones, ve imprescindible la financiación a corto “para salvar a las empresas”, aunque en realidad “ya es tarde y algunas no van a llegar a finales de abril”. “Hace unos días, dimos publicidad a un lema que decía ‘ahora más que nunca, el futuro lo construiremos juntos’. El problema es que no sabemos con quién porque a ver cuántos quedan”, señala.

Así que, ante este escenario, reclamaliquidez directa a las empresas, porque lo que viene detrás es un drama social y van a ir cinco millones de personas al paro, incluidos empresarios, autónomos y trabajadores”. También augura que tocará hacer “política imaginativa” incluso a nivel organizativo, “que es lo que no se está haciendo: qué sectores pueden trabajar a tales niveles, cuáles pueden hacerlo a otros, qué horarios, qué normas de seguridad hay que mantener…”.

Embega Sociedad Cooperativa es un desarrollador multisectorial de soluciones para una mayor interacción entre las personas y las máquinas, que lleven a un funcionamiento y un control más efectivos. Situada en Villatuerta, desde que empezó la propagación del coronavirus esta cooperativa estableció, “como objetivo principal, la máxima protección del equipo de Embega”, explica su director gerente, José Antonio Molina.

Sin embargo, pudieron mantener la actividad industrial a pesar de las dificultades “y cumplir con los clientes” hasta que, siguiendo las instrucciones del Gobierno español, se han visto obligados a frenar en seco. “La mayor parte de nuestra facturación viene de fuera de nuestras fronteras, del sector de electrodoméstico y el automovilístico. Europa es el principal mercado”.

José Antonio Molina: “Es el momento de poner en práctica los valores cooperativos, de sumar para multiplicar, de intercooperar entre todos para sacar esto adelante”.

Se lamenta precisamente porque les ha costado “mucho” acceder a esos mercados, de la misma forma que han realizado “grandes esfuerzos en I+D+i para entrar en el sector automovilístico”. Pero entonces, saca su vena más optimista: “Esta situación también pasará y, al igual que las medidas adoptadas por el Gobierno tratan de minimizar los efectos en la salud de las personas, debemos hacer lo mismo con los muy negativos efectos que tendrá todo esto en la economía y en nuestra cooperativa”.

Considera que “las medidas a corto plazo” tienen que estar dirigidas a “cuidar tanto la caja como la situación patrimonial, consiguiendo liquidez de las distintas entidades y ayudas marcadas por los gobierno nacional y foral”. A largo plazo, tienen que promoverse “nuevas medidas fiscales y apoyos a la inversión, a la I+D+i y a la internacionalización para que las empresas ayuden a reactivar el consumo y pongan de nuevo en marcha la cadena productiva”. De esta forma, “se podrá continuar en los mercados internacionales”.

A pesar de esta situación, recuerda que “Embega ha pasado varias crisis anteriormente”, tras las que se han hecho “muchos esfuerzos como cooperativa y los seguiremos haciendo para salir de nuevo otra vez”. Ahora, más que nunca, “es el momento de poner en práctica los valores cooperativos, de sumar para multiplicar, de intercooperar entre todos para sacar esto adelante”.

Luis Miguel García cree que la reactivación de la economía pasa por la del consumo: “Hay que impedir como sea que el consumo se paralice”.

Luis Miguel García, director de Lurauto Concesionarios, cree que la reactivación de la economía pasa por la del consumo.

Es más, hay que impedir como sea que el consumo se paralice”. Para lograrlo, considera imprescindible que la Administración movilice los recursos económicos que ha anunciado con el fin de que las empresas dispongan de liquidez y “puedan pagar las nóminas y a sus proveedores”. Pero el dinero debe llegar también a la población en general “porque todos, de una manera u otra, estamos afectados con este parón”.

García insiste en reclamar “todas las medidas que sean necesarias, todas, para evitar que el consumo decaiga y que después se reactive”. Pero muestra su escepticismo, en cualquier caso, porque considera que el Gobierno de Pedro Sánchez no está afrontando de forma acertada la crisis sanitaria y económica.

Entra aquí para leer más sobre el coronavirus en Navarra.


To Top