miércoles, 6 diciembre 2023

La multinacional Virú absorbe a Precomar y compra unos 4.000 m2 más en Marcilla

Según pudo saber Navarra Capital, el grupo peruano culminó la absorción en octubre. Ahora, Virú prevé concentrar la actividad de Precomar en las instalaciones de la antigua Ultracongelados de la Ribera, que pertenecían a la compañía belga Ardo y que compró en 2022. Además, ha adquirido dos parcelas contiguas para ampliar la planta, donde espera tener una capacidad productiva máxima de 5.400 toneladas al año.


Pamplona - 11 enero, 2023 - 06:00

Virú compró la planta a la firma belga Ardo, que era la propietaria desde 2016. (Foto: José María Cambra)

La multinacional peruana Virú prevé inversiones de gran calado en la planta de Marcilla que adquirió a Ardo en 2022. En concreto, proyecta concentrar allí la actividad de elaboración de platos preparados que actualmente desarrolla Precomar, firma situada en la misma localidad y que absorbió el pasado octubre. Al mismo tiempo, en la antigua Ardo contempla llevar a cabo el etiquetado y almacenamiento de pimientos del Piquillo esterilizados y congelados, así como de croquetas crudas.

Según pudo saber Navarra Capital, Virú está preparando en una primera fase la adecuación de las instalaciones, ubicadas en la avenida de La Estación, así como la construcción de nuevas estancias en dos parcelas contiguas a ellas y que “adquirió recientemente” en una segunda etapa (su superficie total es de unos 4.000 metros cuadrados). El motivo por el que ha decidido llevar a cabo las obras de esta manera se debe a “la entidad de la inversión y la magnitud de la intervención”. De esta forma, la superficie construida de la compañía aumentará en 5.937 metros cuadrados para sumar 34.675.

La superficie construida de la empresa aumentará en 5.937 m2 para sumar 34.675

En concreto, el grupo peruano prevé construir cámaras para almacenar materias primas y controlar la temperatura de los productos intermedios implicados en la elaboración de platos precocinados.

Además, contempla instalar una nueva cocina para la elaboración de productos, así como alas destinadas a la producción de conserva y congelado, el envasado de congelado, el tratamiento térmico y la recepción de pallets de conserva.

De esta manera, Virú espera conseguir una capacidad productiva máxima de 5.400 toneladas al año (70 toneladas al día) en sus instalaciones de la avenida de La Estación. Y, para ello, prevé emplear a 65 personas. Al mismo tiempo, augura que las nuevas estancias le permitirán preparar más recetas, productos y gamas. En estos momentos, la firma se encuentra a la espera de que el Servicio de Economía Circular y Cambio Climático del Gobierno foral dictamine si le concede la autorización ambiental unificada. Un requisito indispensable para su funcionamiento.

El grupo sudamericano tiene su sede principal en Perú, desde donde atiende los principales mercados de América. Además, llega a clientes en Europa y Asia a través de Virú IbéricaVirú Francia y Virú Italia. En 2020, la compañía fundó una nueva sociedad en España, Mensajero-Virú, dedicada al procesamiento de conservas. Con más de 27 años de trayectoria, está presente en más de cincuenta países de los cinco continentes.

LAS EMPRESAS ADQUIRIDAS

Dicha iniciativa trasciende después de que la multinacional anunciase en febrero la adquisición de las instalaciones de Ultracongelados de la Ribera, con las que el grupo belga Ardo se hizo en 2016. En aquel momento, lanzó la promesa de implementar “un proyecto futuro, que asegure el mantenimiento del empleo de su plantilla”.

La compra, según aseguraron las firmas implicadas en un comunicado conjunto, supuso también el fin de un proceso de análisis y reindustrialización gestionado con LHH, empresa perteneciente al Grupo Adecco: “El análisis concluyó que la mejor fórmula para dar continuidad a la actividad y a la plantilla pasaba por la búsqueda de nuevos inversores. Esto ha permitido culminar el acuerdo, considerado como el más satisfactorio y el que ofrece mejores perspectivas de futuro”.

De la misma forma, unos años antes, Virú había cerrado un acuerdo con Precomar por el que integró a la firma de platos preparados en su grupo. Una operación que culminó con la absorción de la segunda por la primera el pasado mes de octubre. De esta forma, Precomar se extinguió vía disolución, sin liquidación y con la transmisión en bloque de todo su patrimonio social por sucesión universal a Virú Ibérica, la sociedad española del grupo peruano.

Entra aquí para leer más sobre el sector agroalimentario de Navarra.


To Top