martes, 16 agosto 2022

Navarra, hacia una reindustrialización “inteligente”

La campaña 'Made in Navarra', promovida por el Gobierno foral en colaboración con este medio, ha mostrado algunas de las fortalezas que sitúan a nuestra región como un referente en distintos sectores. Ahora bien, aún queda mucho por hacer para crecer en competitividad, sobre todo en el actual contexto económico. De ahí que varios de los principales agentes de la Comunidad foral incidan en la necesidad de profundizar en la colaboración público-privada para dar forma a empresas inteligentes, ágiles y flexibles; de propiciar un cambio de cultura en este sentido; y en la importancia de las grandes infraestructuras para favorecer la cohesión territorial y social.

Redacción
Pamplona - 30 junio, 2022

El futuro de Navarra, según los agentes consultados, pasa por que las empresas sean inteligentes, ágiles y flexibles.

Los agentes económicos de la Comunidad foral aspiran a crear una región reindustrializada, con empresas inteligentes en la organización, flexibles en la producción y ágiles en la comercialización. Un territorio dotado de infraestructuras clave como el Canal de Navarra, el TAV o una red viaria y eléctrica que favorezca la cohesión territorial y social. Y, además, donde se haya producido un cambio de cultura y mentalidad, en el que la competitividad tenga como centro a las personas. Para ello, piden aprovechar las nuevas oportunidades que puedan surgir a través de una mayor colaboración público-privada.

En ese sentido, la guerra de Ucrania ha supuesto, aparte de una crisis humanitaria de enorme magnitud, una perturbación económica muy severa. Una afección que ha obligado a los organismos nacionales e internacionales a recalcular sus previsiones más optimistas. Si en las primeras semanas de 2022 las expectativas apuntaban a una continuidad en la recuperación económica global, el inicio del conflicto trastocó abruptamente esa coyuntura.

Ante este escenario de máxima complejidad, los territorios deben ahondar en aquellas estrategias que les aporten un valor añadido diferencial con respecto a sus competidores más directos. En el caso de la Comunidad foral, esa hoja de ruta la marca la Estrategia de Especialización Inteligente (S4). Desde el pasado febrero, la campaña ‘Made in Navarra’, promovida por el Gobierno foral en colaboración con Navarra Capital, ha mostrado, a través de una serie de artículos periódicos, vídeos y diálogos empresariales publicados en estos últimos meses, algunos de los hitos y fortalezas que definen el tejido productivo de la Comunidad foral.

Mikel Irujo: “Tal y como dice la Comisión Europea, el futuro es ahora. No podemos perder ni un minuto”.

El trabajo realizado hasta ahora ha permitido conocer la labor que vienen desarrollando las entidades del conocimiento, así como los agentes vinculados a la movilidad eléctrica. También las últimas actividades innovadoras que se vienen realizando en el campo de la energía verde y la salud. O cómo las industrias audiovisual y turística se han dotado de un ecosistema propio muy atractivo frente a otras ofertas presentes en el mercado. El análisis llevado a cabo en ‘Made in Navarra” se completó con las iniciativas impulsadas desde la Comunidad foral por una de sus principales embajadoras: la industria agroalimentaria.

A partir de ahí, los distintos agentes económicos e industriales que han participado en la campaña han ahondado en una serie de reflexiones compartidas. Todos ellos buscan dar una respuesta adecuada y ágil a un contexto de cambio acelerado, debido a la aparición de tendencias y necesidades que demandan un tipo de producto o servicio individualizado y que aporte al mercado un elemento diferencial. En su opinión, pese a que Navarra presenta una hoja de ruta ya definida y una serie de ventajas competitivas claras no debe caer en la complacencia porque aún queda mucho por hacer. Junto a esta primera lectura, también han resaltado otras claves, como la necesidad de apostar por la innovación y la investigación. Solo así se podrá conseguir una producción con mayor valor añadido.

Roberto Lanaspa: “Es necesaria la gestión eficaz y mantener el conocimiento en las empresas”.

Pero esa apuesta por la mejora continua requiere de talento. Personas como las que se forman en las universidades navarras y que, en muchos casos, tienen que trasladarse a otros lugares al no encontrar aquí los puestos de trabajo para los que se han preparado.

Ahí, los participantes demandan una estrategia que ayude a retenerlo. Igualmente, piden profundizar en la colaboración público-privada vinculada a la transformación digital y la sostenibilidad, así como medidas que respalden un incremento en el tamaño de las empresas para facilitar la economía de escala junto a la internacionalización.

TALENTO E INFRAESTRUCTURAS

Como complemento de ese análisis, hemos planteado dos preguntas adicionales a varios de los principales agentes económicos de la región: ¿Cuáles son las grandes áreas de oportunidad para el futuro desarrollo de Navarra? Y, ¿qué tiene que hacer Navarra para aprovecharlas y beneficiarse de ellas?

Carlos Fernández: “Nuestro desarrollo precisa infraestructuras como el TAV o el Canal, la mejora de la red viaria y eléctrica y el despliegue de la digitalización”.

Irujo entiende que “el gran desafío, y a la vez gran oportunidad” para Navarra reside en que sea “más ecológica y digital”. Esto implica, a su juicio, “un cambio de cultura y de mentalidad”. “No habrá transición verde si no va de la mano de la digitalización”, insiste. Por eso, subraya que desde su departamento van a profundizar en una serie de iniciativas de apoyo en el marco del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia y los fondos Next Generation. El objetivo: lograr “una transformación competitiva basada en valores humanistas”.

Al mismo tiempo, considera imprescindible trabajar de forma paralela en el diseño de un currículo y una oferta formativas que estén alineados con las necesidades de la industria y que sitúen a las personas en el centro de todas las políticas: “Tal y como dice la Comisión Europea, el futuro es ahora. No podemos perder ni un minuto“.

Sandra Aguirre: “La colaboración entre los agentes que formamos parte del ecosistema es esencial para lograr potenciar las oportunidades al máximo”.

Para Carlos Fernández, secretario general de la Confederación Empresarial Navarra (CEN), el desarrollo económico y social pasa por reforzar el peso de la industria en el tejido productivo de la región.

“A los sectores prioritarios presentes en la S4, debemos añadir otras oportunidades que, sin duda, surgirán de la mano de la industrialización y la robotización de la construcción”, afirma.

Por otro lado, el secretario general de la CEN asocia el desarrollo de Navarra con la disponibilidad de infraestructuras como el TAV o el Canal de Navarra, la mejora de la red viaria y eléctrica y el despliegue de la digitalización por todo el territorio para favorecer la cohesión territorial y social. Navarra debe aprovechar su régimen foral para fomentar el desarrollo económico, articulando un sistema fiscal equilibrado, centrado en el mantenimiento de las empresas y en la atracción de las inversiones”, agrega.

EXCELENCIA, OPORTUNIDAD Y RETO

Mientras, Roberto Lanaspa, presidente de la Asociación Clúster de Automoción de Navarra (ACAN), destaca las posibilidades que puede representar el desarrollo de un nuevo tipo de “fábrica inteligente”, donde sean relevantes “la gestión avanzada de datos y la inteligencia artificial”. Ante el reto que puede suponer la incorporación de esas tecnologías de vanguardia, Lanaspa apuesta por la colaboración entre todos los actores involucrados. “Tenemos que ser capaces de articular un ecosistema basado en la cooperación, que integre no solo al propio sector industrial, sino también a agentes de conocimiento, tecnología, servicios y emprendimiento. La clave es convertirnos en una región de excelencia”, valora.

Cristina García: “La transformación digital es un tsunami en el que estamos inmersos. Más temprano que tarde exigirá un cambio de cultura”.

En una línea similar, Cristina García, directora gerente del clúster TIC (ATANA), considera que “la reindustrialización competitiva de Navarra es una necesidad y una oportunidad en la que la colaboración público-privada tiene un papel indispensable en los próximos años”.

Augura, además, que la adopción de esas tecnologías punteras seguirá creciendo “y terminará por convertirse en algo esencial para las empresas”. Ese nuevo escenario exigirá un cambio de cultura “que ayudará a tomar mejores decisiones, comprender las verdaderas necesidades y deseos de los consumidores y clientes, enfocar mejor las acciones de marketing y aminorar tanto las cargas de trabajo como los costes”. Algo en lo que también coincide Nacho Calvo, gerente del clúster de turismo de salud Navarra Health Tourism, quien demanda recursos y una formación específica de los profesionales encaminada a satisfacer las necesidades del turista, “incluidas las derivadas de su posible condición de paciente”.

COLABORACIÓN PÚBLICO-PRIVADA

Por su parte, Rosa García, presidenta del Clúster Audiovisual de Navarra (CLAVNA), propone trabajar de la mano del Gobierno de Navarra “para mejorar los elementos tractores más importantes” que definen a la Comunidad foral. Entre estos, menciona “el incentivo fiscal, nuevas herramientas financieras, la normativa en materia de I+D alineada con los retos de la industria audiovisual y las facilidades y cercanía administrativa para la gestión de permisos, creación de empresas, etc.”.

García aporta un dato contundente para respaldar esta línea de trabajo. En concreto, señala que la industria audiovisual espera un incremento en el número de rodajes de hasta el 30 % para 2025. “También las industrias de la animación y los videojuegos mantienen una tasa de crecimiento por encima del 5 % anual, tanto en creación de empleo como en volumen de facturación”, especifica a la hora de resaltar algunas opciones de futuro para su sector a corto y medio plazo.00

Mientras, Sandra Aguirre, gerente del Clúster Agroalimentario de Navarra (NAGRIFOOD), defiende que las principales áreas de oportunidad para Navarra en su actividad económica “están vinculadas con la salud y la sostenibilidad“. “Solo así podremos hacer elaborados que se diferencien por su valor añadido en sostenibilidad y circularidad, salud y bienestar, placer y practicidad”, atestigua. Añade que su sector innova constantemente, adaptándose a las nuevas tecnologías y las exigencias de los consumidores. Por ello, defiende que “la colaboración entre los agentes del ecosistema es esencial para aprovechar al máximo las oportunidades que se nos presenten, ganar en dimensión y ser más competitivos”.

Javier Villanueva: “Aprovechar las oportunidades que ofrece la transición energética requiere sumar fuerzas que colaboren en armonía”.

Finalmente, el director gerente del Clúster de Energías Renovables de Navarra (Enercluster), Javier Villanueva, se suma a quienes ven necesario sumar fuerzas. “A la Administración le corresponde articular un marco favorable; las entidades de I+D deben aportar valor y factores diferenciales; y la industria, traccionar e impulsar desde el ámbito privado”, defiende. A partir de ahí, Villanueva cree que las áreas donde más oportunidades se vislumbran son las de almacenamiento de energía y producción de hidrógeno verde. Ahí, según él, Navarra tiene todas las capacidades para posicionarse como “un polo de innovación” referente para su industria.

A modo de conclusión final, la directora gerente de ATANA ofrece una reflexión que puede resumir el conjunto de opiniones recogidas: “En la era del conocimiento, la ventaja competitiva sustentable es de quien innova más rápido nuevos productos, servicios, procesos, mercados, insumos, modelos de negocio, organización y comercialización”. De ahí que, según Cristina García, “solo crecerán las empresas que sean inteligentes en la organización, flexibles en la producción y ágiles en la comercialización”. Y, para estos tres objetivos, “las herramientas y soluciones tecnológicas se vislumbran imprescindibles”.

Entra aquí para leer más sobre innovación.


To Top