sábado, 28 noviembre 2020

Las cenas, incluso antes de las 20:00

Tras las nuevas restricciones impuestas a la hostelería, que obligan a cerrar los establecimientos a las 22:00 y fijan un aforo máximo del 30 % en el interior y del 50 % en el exterior, algunos locales han optado por cerrar temporalmente. Pero muchos otros bares y restaurantes, según explican sus propietarios a NavarraCapital.es, están adelantando los horarios de las cenas para intentar que la caída de la facturación no sea tan dramática. La idea, lanzada a nivel nacional por Hostelería España, comienza a calar también en la Comunidad foral.

Cristina Catalán
Pamplona - 13 octubre, 2020

Muchos restaurantes se están adaptando para servir cenas a las 20:00 o incluso antes. (Fotos: Víctor Ruiz / Ana Osés)

En Navarra, como en gran parte de España, somos de cenar más tarde que nuestros vecinos europeos. De hecho, pocas personas lo hacen antes de las 21:00. Pero, al menos en las próximas dos semanas, quien quiera disfrutar de una buena cena fuera de casa deberá adaptarse a las nuevas restricciones aplicadas por el Gobierno foral, que obligan a los establecimientos a bajar la persiana a las 22:00.

Algunos locales han anunciado que permanecerán cerrados durante las dos semanas que, en principio, estarán vigentes las medidas. Pero muchos otros ya están buscando cómo adaptarse a las circunstancias y, para ello, la fórmula parece clara: ‘Adelanta tu cena a las 20:00. Ayuda a la hostelería de tu ciudad’. Ese es el lema de una campaña lanzada a nivel nacional por Hostelería España, que también se está llevando a la práctica en la Comunidad foral .

Germán Gómez (La Vieja Iruña): Confío en que cuando esto pase, vuelvan las costumbres de siempre“.

Ese es el caso de La Vieja Iruña. Sus propietarios ya han pasado las cenas a las 20:00 a partir del próximo fin de semana. “A ver cómo responde la gente”, indica a NavarraCapital.es Germán Gómez, uno de los socios. Si la iniciativa no resulta satisfactoria, probablemente opten por ofrecer “picoteo, algo más de bar, más informal”.

Ahora bien, Gómez asegura que, desde hace algún tiempo, muchos clientes ya habían empezado a acudir más temprano: “Creo que la población está concienciada y se va antes a casa. Muchos salen por la tarde, cenan pronto y se marchan. No obstante, es inviable dar cenas tan rápido”.

Sergio Larga y Germán Gómez, en la cocina de La Vieja Iruña. (Foto: Víctor Ruiz).

Germán Gómez y Sergio Larga, en la cocina de La Vieja Iruña.

Echando la vista atrás, recuerda cómo el año pasado, antes de la pandemia, las primeras cenas solían entrar justamente a partir de las 22:00. Ahora trata de analizar si este cambio de horarios llegará para quedarse y modificar nuestros hábitos de forma permanente. “Ese es uno de mis mayores temores, junto con el de que la gente deje de salir por miedo. Confío en que, cuando esto pase, vuelvan las costumbres de siempre”, resalta.

ALGUNOS, DESDE LAS 19:00

Otros han optado por empezar a servir cenas incluso antes de las 20:00. Por ejemplo, El Burladero ya ha anunciado que las adelanta a las 19:00 y recomienda realizar “reserva previa”, mientras que La Cantinetta, por ejemplo, va a servirlas desde las 19:30. “Las 20:00 es tarde para que nos dé tiempo a cerrar a las 22:00”, explica Marian Huesa, de la familia propietaria de este último establecimiento.

Marian Huesa (La Cantinetta): “Daremos cenas a partir de las 19:30. Las 20:00 es tarde para cerrar a las 22:00″.

Huesa mantiene la fe en sus clientes, aunque estos cambios también le generan dudas: “Me pregunto quién vendrá a cenar a esa hora. Pero cuando dan estos bofetones a la hostelería, la gente responde. Hoy ya tengo una cena reservada para las 20:00. La verdad es que, hasta ahora, los clientes nos preguntaban mucho si nos venía bien reservar a una hora u otra. Y si les pedías que fueran puntuales, lo eran… Creo que, en general, somos solidarios”.

No obstante, se muestra convencida de que los próximos quince días, con un aforo máximo del 30 % en el interior de los establecimientos, van a ser “un desastre”. “Entiendo la restricción de aforos, pero no el cierre de los establecimientos a esa hora. Tomamos muchas medidas de control y una hora más nos vendría bien. En un restaurante, tenemos asumido que diez personas comerán en dos mesas de cinco. Pero la gente se va a su casa a cenar con amigos y ahí se suelen relajar las normas”, detalla.

José Ramón y Miguel Larráyoz, y Adriana Abascal del Sibuya (Foto: Víctor Ruiz).

José Ramón y Miguel Larráyoz, y Adriana Abascal, del Sibuya.

Tanto en Sibuya como en La Mudita ya servían cenas a partir de las 20:00 los fines de semana. Pero ahora quieren potenciar este horario “junto con el ‘delivery'”, señala José Ramón Larráyoz, socio de ambos establecimientos. Aunque es una hora “muy temprana”, en la que normalmente atienden a padres con niños, no les queda otra opción. En su caso, “desaparecerá el segundo turno, que solía comenzar entre las 22:30-23:00, y todos deberemos sensibilizarnos”.

José Ramón Larráyoz (Sibuya): “No es tiempo de terraza y mucha gente también se muestra reticente a cenar en el interior: que si uno tose, que si otro lleva mal puesta la mascarilla…”.

Pero a Larráyoz le preocupa especialmente que, en estas circunstancias, “muchas personas prefieran no salir” de casapara cenar deprisa y corriendo, sin una sobremesa”. Y, además, la llegada del otoño tampoco invita demasiado a pasear… “No es tiempo de terraza y mucha gente también se muestra reticente a cenar en el interior: que si uno tose, que si otro lleva mal puesta la mascarilla…”, remata.

Fermín de Prados, gerente del restaurante La Olla, apunta que su cocina permanece abierta ininterrumpidamente: “Tenemos un carácter totalmente servicial, sin horarios. Siempre damos de comer a cualquier hora, cuando venga el cliente. Nuestra filosofía es así. Por ejemplo, los extranjeros suelen venir antes a comer o cenar”.

La Cantinetta adelanta el inicio de las cenas a las 19:30.

La Cantinetta adelanta el inicio de las cenas a las 19:30.

No obstante, desde las primeras restricciones impuestas tras la pandemia ya animaba a sus clientes a que acudieran antes a cenar. “Últimamente, la gente iba adelantando la hora”, asiente. Eso sí, al igual que Larráyoz se muestra preocupado porque el mal tiempo puede reducir aún más la afluencia de personas a los establecimientos. “Todos debemos tirar del carro. Es la manera de aguantar y salir adelante. No somos nadie sin los clientes. Por eso, hay que animar a la gente a que salga, a que consuma…”.

Patricia Lugo (Hamabi): “Nosotros alargaremos las comidas en lugar de adelantar las cenas”.

Por su parte, en el restaurante Hamabi han tomado una decisión radicalmente distinta: alargar las comidas todo lo posible y suprimir las cenas. “Nuestro ‘feedback’ con los clientes es que muchos prefieren no venir a cenar si deben irse tan pronto”, señala su socia Patricia Lugo. 

Por eso, los viernes y sábados tendrán dos turnos: uno de entrada, entre las 13:30 y las 14:00, y otro de 15:30 a 16:00, cuya salida será en torno a las 20:00. “Si adelanto las cenas a las 20:00, debo echar de la mesa a la gente que viene a las 15:30 a comer y quiere quedarse un rato de sobremesa. Dar un menú de 20:00 a 22:00 es muy complejo”, indica Patricia, quien añade que quizá amplíen esta medida a los jueves si la respuesta es buena: “Creo que la gente se adaptará a los horarios”. 

Rubén Zubiri, Patricia Lugo y Jon Urrutikoetxea, de Hamabi.

Rubén Zubiri, Patricia Lugo y Jon Urrutikoetxea, de Hamabi.

De todas formas, Lugo ya intuía que tarde o temprano llegarían nuevas restricciones para la hostelería, dado el incremento de los contagios. “Debemos buscar soluciones. Nosotros tenemos dos conceptos, y el de Serendipia (menú nocturno especial de jueves, viernes y sábados) regresará cuando volvamos a dar cenas”, remata.

 

Entra aquí para leer más sobre el impacto del coronavirus en Navarra.


To Top